Las trabajadoras sexuales critican que el homicidio no se considere violencia machista

Decenas de prostitutas del barrio barcelonés del Raval, vecinos y representantes de formaciones políticas como BComú y la CUP se concentraron ayer en la calle Robador en protesta por el asesinado a una trabajadora sexual en un domicilio de la calle Riera Alta el pasado 10 de diciembre.

El próximo domingo es el Día Internacional contra la Violencia hacia las Trabajadoras Sexuales, una efeméride que el colectivo en Barcelona trasladó al día de ayer. Las concentradas lucieron carteles con mensajes que rezaban: “Los ataques a las putas son violencia machista” o “Basta de violencia machista a las mujeres de la calle”. Durante la protesta colocaron flores en el suelo y velas dibujando un corazón junto al número 25 de la calle Robador.

Janet, del colectivo Putas Indignadas, aseguró que el asesinato del pasado 10 de diciembre había que contabilizarlo como nuevo episodio de la violencia de género. La portavoz del colectivo de prostitutas criticó que los medios de comunicación pusieran el énfasis “en el trabajo de la mujer asesinada y no, simplemente, en que ha muerto como consecuencia de la violencia machista”.

La concejala de Feminismos y LGTBI, Laura Pérez, también presente en la concentración, se mostró partidaria de revisar la ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género porque “no reconoce estos hechos como violencia machista” al no haber vínculo entre víctima y agresor. Según informó la concejal, con este asesinato ya son cuatro las víctimas mortales de violencia de género registradas este 2017 en la capital catalana.

A %d blogueros les gusta esto: