El Colegio de Abogados de Zaragoza aborda la judicialización de la enfermedad mental

7 de junio de 2019

Este ha sido el tema central de la Mesa Redonda en la que se ha tratado cómo afecta este tipo de enfermedades en el ejercicio del Derecho de Defensa

ABOGACÍA ESPAÑOLA.- Las dificultades a las que cada profesional implicado ha de enfrentarse en la defensa de los derechos de las personas discapacitadas que padecen algún trastorno o enfermedad mental cuando se ingresan en un centro penitenciario, ha sido el tema analizado en la Mesa Redonda sobre “La judicialización de la enfermedad mental: cómo afecta en el ejercicio del Derecho de Defensa”, organizada por la Sección de Turno de Oficio y Servicios y la sección de Derechos de la Persona del Colegio de Abogados de Zaragoza.

En su intervención, el médico de prisiones y experto en sanidad penitenciaria, José Manuel Arroyo, ha hecho hincapié en que existen dos tipos de personas con enfermedad mental susceptibles de ser culpables: a los que se les puede imputar un delito que ha cometido y los que no lo son. También ha hecho referencia a que hay que diferenciar de cuando un hecho delictivo se ha cometido en un momento de brote o corresponde al cúmulo de situaciones extraordinarias. La “falta de recursos institucionales” para poder analizar y adecuar el sistema penitenciario a las personas con enfermedad mental es una de los aspectos a mejorar.

Para el forense de Vigilancia Penitenciaria, Paulino Querol, “hay mucho que hacer de cara a exhibir o defender a esa persona con enfermedad mental, a veces no se puede hacer nada si no tienen encima de la mesa un papel que muestra su historial clínico y que puede llegar a explicar la situación por la que están pasando”. Muchas sentencias reflejan algo, pero no exactamente, sino no habría un número tan elevado de presos que padecen una enfermedad mental”, ha añadido Querol.

El fiscal Jefe Provincial de Zaragoza, Felipe Zazurca, se ha centrado en el problema que puede suponer para una persona con enfermedad mental la lentitud del proceso judicial, el largo tiempo que pasa desde que una persona comete un delito hasta que se celebra el juicio. En este tiempo, la persona ha podido estar en prisión provisional y en este tiempo “no haber recibido la atención que sería necesaria para el tratamiento de su enfermedad”. Por otro lado, el fiscal jefe también ha destacado una idea comentada por los anteriores ponentes como es que en la “intervención final en la que un Tribunal deba decidir la culpabilidad total o parcial de una persona, ha de influir el conjunto de informes de los sanitarios que han tratado al condenado. Tener en cuenta también el aspecto humano”.

Para Zazurca, en los casos de las personas con enfermedad mental que han cometido un delito, habría que tener en cuenta “dos cuestiones, por un lado el esfuerzo porque no haya reincidencia y, por otro, el plazo, que se abrevie el plazo desde que comete un delito hasta que se celebre el juicio”.

En la Mesa redonda también ha intervenido la Magistrada del Juzgado de Menores nº1 de Zaragoza, Concepción Aldama, quien ha asegurado que “en adolescentes es más complicado establecer una enfermedad mental porque se manifiesta con posterioridad, raramente se manifiesta con 14-16 años”. Algunos trastornos de conducta más habituales son el “consumo de sustancias variadas, desde las más fáciles de encontrar hasta las más sofisticadas, desde el puro disolvente (todavía presente por la entrada de MENAS por Marruecos, y que lo consumen porque adormece sus sentimientos), hasta la marihuana u otras sustancias asociadas a momentos de ocio de forma grupal”

La magistrada también ha hecho referencia a que en los trastornos de conducta en los adolescentes influyen los “riesgos asociados del entorno y el chaval que no sabe gestionar y no tiene herramientas para construir su persona, empieza a genera problemas de proximidad (familia colegio) o al exterior, generando problemas en situaciones sociales y de ocio”. Para Aldama, “es necesaria desde el principio una cercanía por parte de jueces y fiscales para sensibilizarse con la problemática, generar “.

A %d blogueros les gusta esto: