El TSJC concluye que no puede haber delito de odio contra la policía por no ser “grupo vulnerable”

El tribunal rechaza la querella de la Fiscalía contra el diputado Ferran Civit por sus tuits sobre la Guardia Civil y la Policía

Jaume Pi 29/06/2018 14:10

La sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) ha inadmitido a trámite este viernes la querella que presentó la Fiscalía contra el diputado de ERC Ferran Civit por los distintos tuits que lanzó sobre la estancia de agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional en diferentes hoteles de Catalunya en torno al 1-O.

Uno de los argumentos esgrimidos por la sala, formada los jueces Jesús María Barrientos –presidente del TSJC–, Mercedes Armas y Carlos Ramos, es que las fuerzas del orden no pueden ser entendidos como un “colectivo vulnerable” y, en consecuencia, un discurso hostil contra la autoridad “no puede ser sancionado conforme al art. 510 CP”, es decir, como un delito de odio.

No cualquier colectivo o grupo social de personas puede ser víctima del delito del art. 510 CP, que por su propia definición típica solo puede referirse a aquellos que puedan considerarse vulnerables”

Para sustentar esta interpretación, el tribunal recuerda que la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia considera que “tipificar determinadas formas de expresión de incitación al odio se estableció para proteger a los miembros de los colectivos vulnerables” y que este discurso se da por razones de “raza , color, ascendencia, origen nacional o étnico, edad, discapacidad, lengua, religión o creencias, sexo, género, identidad de género, orientación sexual y otras características o condiciones personales” con el objetivo de “incitar a otras personas a cometer actos de violencia, intimidación, hostilidad o discriminación”. La sala entiende que no se da ninguno de estos casos en la querella presentada por la Fiscalía.

El fiscal presentó una querella a raíz de la campaña a través de las redes sociales que lanzó el hoy diputado de ERC contra los agentes que se alojaron en hoteles catalanes durante el pasado mes de octubre. Civit pidió encarecidamente a los hoteles que negaran el alojamiento a “quien os reprima”, en alusión a los policías. Asimismo también alentó a los vecinos a no dejar que los agentes durmieran con tranquilidad. “No dejéis dormir con calma a quién os reprima. ¡Haced ruido toda la noche!”, exigió.

Civit también hizo campaña para que los turistas conocieran “con quién comparten habitación: represores que agradecen a pacíficos demócratas” y llamó además al boicot contra los hoteles que alojaron a policías. “¡No sois bienvenidos!”, exclamó.

Sin embargo, estas expresiones no constituyen, según la sala, ningún delito de odio. En el auto, los tres magistrados recuerdan que no puede considerarse un delito de esta índole “cualquier expresión de hostilidad difundida públicamente contra una o más personas” y también rechazan que existan motivaciones ideológicas en los tuits de Civit.

Aunque admite que existió una “publicidad negativa” contra los hoteles, la sala añade que “no consta o al menos nada se dice al respecto en la querella, que los mensajes hayan tenido alguna repercusión o efecto práctico, para los policías o para los establecimientos hoteleros” y también niegan la idea del fiscal de que el diputado del Parlament tuviera algún poder como “para poder limitar la libertad de circulación y la de residencia en el territorio”.

 

A %d blogueros les gusta esto: