Han pasado más de 40 años, pero ya están aquí. Este otoño el Gobierno vasco asume las competencias de prisiones. La administración vasca se supone que va a asumir enteramente ya la gestión de las cárceles de Basauri, Zaballa y de momento Martutene porque Zubieta está en construcción.

El modelo penitenciario que propone el Gobierno vasco se basa en la resocialización, la reeducación y la reinserción.

José María Larrañaga

José María Larrañaga

¿Cómo valoráis este momento a menos de medio año de la asunción de las competencias?

Creemos que ya está todo bastante atado o bastante adelantado. Las asociaciones que formamos parte de la red de entidades que trabajan en prisión en las cárceles de Euskadi llevamos años dando bastante caña como forma de presión, para que se asumieran las transferencias, porque entendíamos se podía atender mejor a la gente. Hemos estado en Cataluña, nos hemos reunido con abogados, jueces…

Has hablado de Cataluña, ¿Por qué la mencionas?

Porque es el único ejemplo del Estado que tiene asumidas las competencias y nos asomamos a esa realidad, para hacer lo bueno que se ha hecho allí y no repetir lo malo estuvimos en El Centro Penitenciario Lledoners, visitamos la dirección de instituciones penitenciarias de Cataluña, hablando con ellos y con las entidades que trabajan allí, para ver que se podía mejorar y de ahí sacamos unas propuestas para el Gobierno Vasco.

Pero la ley penitenciaria sigue en manos del Estado

Bueno.. en teoría debería de existir una flexibilidad para aplicar dicha ley de una manera diferente, aunque si que es cierto que al dictarse las leyes desde Madrid si que matrca mucho que perfiles de personas va a ser las que entren en prisión.

Si se hacen leyes para castigar a los pobres evidentemente vamos a tener las prisiones llenas de pobres

Hay que intentar evitar que se entre dentro, que es uno de los planteamientos que tiene el Gobierno Vasco y nos parece correcto. Yo suelo decir que a la cárcel al final la gente va porque alguien de fuera, desde un juzgado, desde la policía que le detiene, lo han dirigido hasta allí.

Se podría evitar que muchísima gente entrara planteándose otras alternativas y eso es lo que hay que potenciar y donde nos vamos a encontrar con muchos problemas.

¿Qué tipo de propuestas estáis haciendo llegar a las instituciones?

Desde la red ESEN hicimos una serie de documentos en los que planteamos que a la se debían de crear recursos de inserción porque hoy en día nos estamos topando con que hasta el propio director de prisión quiere sacar una persona fuera y no hay plazas donde sacarle. Entendemos que se tiene que invertir más en sanidad, en educación, en prevención, en política social, para crear plazas y para evitar que la gente entre en prisión y si entra en prisión, pues que se haga un trabajo más terapéutico o de inserción más que de castigo por hoy duro. Se tiene que potenciar todo eso, el discurso del Gobierno Vasco va por ahí… a ver si la realidad nos lleva por ese camino.

Es verdad que hoy en día las entidades estamos un poco enfadadas porque se está haciendo todo lo contrario, en Araba se están limitando plazas, en Guipúzcoa se están poniendo trabas para estos perfiles…

Euskadi tiene una red potente de política social, pero desde el decreto a los ayuntamientos corresponden unas cosas, a diputaciones otras, al Gobierno Vasco el resto y si entre ellos no entrelazan bien, nos vamos a topar con las realidades como las que hoy en día están pasando. La gente se está quedando dentro porque no hay sitio fuera.

Queremos evitar todo eso, queremos que se empadrone a las personas nada más entrar en prisión, si no están empadronado, no existen, queremos que los enfermos mentales no entren en prisión. Una persona con enfermedad mental debería tener un eximente, un tratamiento ambulatorio, que fuera al psiquiátrico, que se tratara de otra manera. Que se tratara su enfermedad mental más que el delito.

Para personas mayores de 60 años que están en prisión nos es imposible tramitar para ellos una residencia, se debería de trabajar el tema de las drogodependencias… aunque la verdad es que aunque le plantees a un juez un cumplimiento alternativo si no hay espacios para ello lo tenemos muy crudo.

¿Es entonces un problema de infraestructuras también?

Es que hemos estado tiempo peleando, estuvimos hasta con los que iban a construir la prisión en Gipuzkoa planteando que si se va a hacerse, había que potenciar mucho más el centro inserción social que serían los terceros grados. Que se potenciase mucho más eso que el régimen interno. El segundo grado etc…

Entendemos que había que crear un CIS en Bizkaia para que los internos no tuvieran que estar fuera de su herrialde, en Araba ya que en Gipuzkoa va a existir uno dentro de la misma prisión.

Y bueno, es que, habría que potenciar más el segundo grado. Queda mucho trabajo que hacer. Yo siempre opto por trabajar las cosas fuera para evitar que entren y para ello tienes concienciar a jueces, abogados, fiscales…

 

prisión punutiva
A %d blogueros les gusta esto: